AMLO va a Washington por las cabezas de Peña y de Videgaray

La caída de su popularidad le hace pensar en la necesidad de meter a la cárcel, aunque sea temporalmente, a figuras poderosas del sexenio anterior

jorge-santa-cruz-twitter
jlsc.ua@gmail.com

Por Jorge Santa Cruz.

Imagen ilustrativa: Joyce N. Boghosian (propiedad de White House).

Sin duda, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, recibirá al mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para utilizarlo después como trofeo en lo que resta de su campaña electoral.

Golpeado por los medios afines al Partido Demócrata (debido a los daños causados por la pandemia de coronavirus, a los crímenes racistas cometidos por policías y a la guerra comercial con China), el republicano necesita recuperar popularidad.

Las elecciones serán el martes 3 de noviembre venidero y el demócrata Joe Biden va con una cómoda ventaja, según los medios estadounidenses. Demos algunos ejemplos representativos:

  • El 24 de junio pasado, el New York Times puso a Biden 14 puntos porcentuales arriba de Trump. (1)
  • El 2 de julio, una encuesta de la Universidad de Monmouth dio a Biden un 53 por ciento de la intención de voto contra un 41 por ciento de Trump. (2)
  • La tarde del 6 de julio, el Real Clear Politics dio a Biden una ventaja de 8.7 puntos sobre Trump. (3)
  • Al medio día de hoy, la página FiveThirtyEight —vinculada a la cadena mediática ABC— puso a Biden encima de Trump con una diferencia de 9.6 puntos. (4)

Trump sabe que cuenta con el apoyo de la corriente prosionista afín al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, cuyo poder dentro de la Unión Americana es innegable. Tanto, que le hizo ganar a la gran favorita, la demócrata Hillary Clinton hace cuatro años.

Sin embargo, el actual inquilino de la Casa Blanca sabe también que necesita repuntar. Por esto, invitó al presidente mexicano. Lo usará como trampolín.

Cuando Trump lo tenga frente así, enviará un mensaje claro: él gobierna a México a través de López Obrador. Para sustentar lo anterior, demos cuatro ejemplos:

  • Que López Obrador seguirá persiguiendo a las caravanas de migrantes indocumentados que pretenden cruzar a los Estados Unidos.
  • Que México seguirá fungiendo como tercer país seguro. (Y que Trump continuará con la construcción del muro fronterizo).
  • Que México se sometió a los intereses de las empresas armadoras de automóviles de los Estados Unidos, vía el Tratado México-Estados-Unidos-Canadá (T-MEC) que entró en vigor este 1 de julio.
  • Que la legislación mexicana se hizo a modo para beneficiar a los estadounidenses en las controversias laborales.

En síntesis: así como el entonces presidente Enrique Peña Nieto se sumó a la campaña electoral de Trump, así, ahora, lo hace el actual jefe del Ejecutivo federal mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

Los motivos de AMLO

No se piense, sin embargo, que sólo Trump sufre males electorales; también los padece López Obrador.

Como se sabe, el 6 de junio de 2021 se llevarán a cabo las elecciones intermediadas, por lo que el partido del presidente, Morena, corre el riesgo de perder la mayoría en la Cámara de Diputados. Para colmo, la aprobación de AMLO sigue a la baja. Según la firma  GEA-ISA sólo el 39 por ciento de los mexicanos aprueba la gestión del tabasqueño, en tanto que el 58 por ciento la reprueba.(5)

Tomemos en consideración, de igual manera, que López Obrador se someterá a una consulta de revocación de mandato en fecha por definir. (Hasta el momento, la más probable es la del 20 de noviembre de 2021).

Afectado —al igual que Trump— por la pandemia de Covid-19 (que provocará una profunda caída en la economía mexicana (hasta el momento se desconoce con precisión de cuánto será), López Obrador está urgido de apoyo popular.

Sus programas insignia (el Tren Maya y el Aeropuerto Internacional Felipe Ängeles) muy  poco le ayudan a restaurar su imagen.

López Obrador sabe que —como lo hicieron los priistas durante muchos sexenios— necesita  meter a la cárcel a gente poderosa para dar al pueblo «pan y circo».

A esto se debe que el fiscal general, Alejandro Gertz Manero, persiga al exdirector de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, y haya convencido al exdirector general de PEMEX, Emilio Lozoya Austin, de aceptar su extradición a México.

La Cuarta Transformación (4T) considera que la captura de Zerón podría conducir hasta el ex procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, y a resolver la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En sus cálculos, también maneja el escenario de que Lozoya Austin involucre al ex presidente Enrique Peña Nieto y al ex secretario de Hacienda y ex canciller, Luis Videgaray Caso, en el tema de los sobornos pagados por la firma brasileña Odebrecht a políticos y funcionarios mexicanos.

Con estas figuras sometidas a proceso —piensa el Presidente— estallará la euforia popular, renacerá la confianza de las multitudes y se podrá seguir con el plan de anular al Instituto Nacional Electoral, diluir paulatinamente a las Fuerzas Armadas dentro de la Guardia Nacional, crear una red de soplones del gobierno, perseguir a los enemigos del régimen mediante la Unidad de Inteligencia Financiera y el Servicio de Administración Tributaria y, finalmente, de oficializar la dictadura.

No importa que estos «peces gordos», como los llamaría el expresidente Vicente Fox, puedan salir de la cárcel más temprano que tarde. Lo que quiere López Obrador es propinar un par de golpes impactantes.

AMLO, sin embargo, tiene un gran problema: el yerno de Trump, Jared Kushner, es gran amigo de Videgaray, por lo que también simpatiza con Peña Nieto (quien le entregó la Orden del Águila Azteca el último día de su mandato, es decir, el 30 de noviembre de 2018).

El presidente mexicano, pues, viajará a Washington a pedir las cabezas de Peña y de Videgaray. Y, en cierto modo, la de Murillo Karam. ¿Que «no se le da la venganza»? No hay problema… alegaría que el pueblo sabio se las pide ante la flagrancia de los delitos que se les atribuyen.

En conclusión: no sólo Trump tiene intereses electorales; también, López Obrador. Por eso, los ventilará en Washington.

Fuentes consultadas

1. Alexander Burns, Jonathan Martin y Matt Stevens. «Biden Takes Dominant Lead as Voters Reject Trump on Virus and Race». The New York Times. (Publicado el 24 de junio de 2020). Consultado en https://www.nytimes.com/2020/06/24/us/politics/trump-biden-poll-nyt-upshot-siena-college.html

2. Instituto de Encuestas de la Universidad de Monmouth. «Más votantes descartan a Trump que a Biden». Universidad de Monmouth. (Publicado el 2 de julio de 2020). Consultado en https://www.monmouth.edu/polling-institute/reports/monmouthpoll_us_070220/

3. RealClear Politics. «Batalla por la Casa Blanca. Promedios de encuestas RCP». (Publicado el 6 de julio de 2020). Consultado en https://www.realclearpolitics.com/

4. FiveThirtyEight. «The latest presidencial poll averages». (Publicado el 6 de julio de 2020). Consultado en https://fivethirtyeight.com/

5. Forbes Staff. «Por primera vez, la mayoría de los mexicanos (58%) desaprueba a AMLO: encuesta GEA-ISA». Forbes México. (Publicado el 2 de julio de 2020). Consultado en https://www.forbes.com.mx/politica-por-primera-vez-la-mayoria-de-los-mexicanos-58-desaprueba-a-amlo-encuesta-gea-isa/

Un comentario sobre “AMLO va a Washington por las cabezas de Peña y de Videgaray

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .